Mantener el negocio operativo en los tiempos actuales – Trabajo Remoto – Teleworking

¿Está preparada su empresa para operar en situaciones que exijan desplazamientos mínimo de gente como los que hoy vivimos a nivel mundial?

Para evaluar lo preparado que está su empresa a los efectos de ofrecer la alternativa  de teletrabajo a sus empleados, determinemos los objetivos a establecer:

  • Mantener la continuidad operativa, accediendo a sus sistemas de gestión y archivos en forma eficiente y segura, desde cualquier lugar.
  • Realizar las actividades diarias de facturar, cobrar, comprar pagar etc. en forma absolutamente transparente.
  • Mantener las comunicaciones centralizadas a pesar de que el personal trabaje desde sus hogares, tener el interno telefónico en su celular ó en su notebook y disponer de herramientas para seguir vendiendo y contactando a clientes y proveedores.
  • Disponer de seguridad asociada para mantener a raya los ataques de ransomware que aprovechan las conexiones remotas para ingresar.
  • Disponer de un esquema de redundancias que garantice el resguardo de su información y de los insumos operativos básicos (por ejemplo energía).
  • Disponer de capacidad de control y monitoreo remoto, sobre el equipamiento y también sobre las actividades de los usuarios.

Hoy tenemos muchas situaciones de Home Office, que no son exactamente lo mismo que Teletrabajo. El Teletrabajo no debe improvisarse para una situación de coyuntura.

El Teletrabajo como concepto es cuando nadie puede determinar si el trabajo se ejecuta desde la oficina ó desde cualquier otro lugar. Que se ejecute, se sienta y parezca, como si todo el personal que teletrabaja, estuviera en la Oficina.

Puntos principales a cubrir, en la implementación del servicio de teletrabajo:

Gestión y control de equipos, aplicaciones y sistema operativo.

Los dispositivos sean equipos de escritorio, portátiles, tablets o incluso teléfonos, deben disponer de un sistema operativo y aplicaciones actualizados, de acuerdo con los estándares. Serán distintos los enfoques a controlar, según quién sea el propietario del dispositivo de acceso (empresa ó empleado).

Gestión de la seguridad de los dispositivos.

Todos los dispositivos contarán con sistemas de protección y control completamente integrados, al esquema de seguridad empresario y evaluar barreras adicionales de protección física para cada caso, si correspondiera.

Gestión de roles de usuarios y políticas de acceso.

Las credenciales de los usuarios deben estar configuradas bajo una política de relación de confianza y dominios, centralizada. Se debe además lograr que el trabajo se ejecute en el sitio central, minimizando la actividad en los remotos.

Proteger los accesos remotos.

El acceso (a través del medio más eficaz para su empresa), deberá estar protegido por passwords seguras y redes encriptadas (VPNs), trabajadas en conjunto con el esquema integral de seguridad.

Configuración y dimensionamiento correcto del servidor de acceso.

La aplicación de acceso remoto, que deberá seleccionarse cuidadosamente, será quien sirva el acceso que correrá sobre un hardware correctamente dimensionado, para soportar la actividad a la que será sometido. Ídem con la conexión de Internet y el router principal de acceso. Pueden evaluarse además alternativas de housing/hosting en la nube.

Servidores de aplicaciones disponibles.

Los servidores de archivos, de mensajería/comunicaciones (emails, chats, central IP) y de aplicaciones (ERP/CRM o similares) deberán estar completamente disponibles, estar en capacidad de interactuar con terceros (ejemplo AFIP), deberán mantener el nivel de confiabilidad operativa adecuada, contar con los sistemas de protección necesarios y mantener a resguardo las copias de seguridad de la información.

La central telefónica debería brindar la posibilidad de extender sus internos al sitio donde trabaja cada usuario.

Monitoreo activo de la Red.

Más allá de lo mencionado, la operatoria completa, así como la actividad de usuarios, deberá estar monitoreada, para detectar desvíos y poder actuar en forma remota ante cualquier inconveniente.

En definitiva, la discusión no pasa por si se contrata un espacio en la nube pública, algunos servidores virtuales «VPSs», algún sistema de acceso ó pensar en un Software como Servicio para nuestros sistemas de gestión (ERP/CRM). El gran secreto es disponer de la TOTALIDAD DEL ENTORNO DE TRABAJO. Y eso se hace únicamente con una visión INTEGRADORA.

Conclusiones:

Ante un entorno que puede limitar nuestra movilidad, estos son los principales aspectos a considerar para evitar que una empresa pueda verse paralizada. Ganar flexibilidad es la clave. Lo importante es actuar rápido.

Más allá de la situación de coyuntura actual, disponer de continuidad operativa ante imprevistos ó la posibilidad de transformarnos en una empresa altamente flexible que incluso pueda ahorrar costos en espacios físicos, que permita llegar en forma rápida a clientes y proveedores y que minimice los costos desplazamientos de personal, es digno de ser considerado y nos brinda fuertes ventajas competitivas.

CONTACTO