Pantallas flexibles. Más cerca de reemplazar al papel

La búsqueda de reemplazar al papel por un medio electrónico, viene desde hace unos cuantos años; ya en los tempranos 90s discutíamos sobre estos temas.

Es innegable que la sensación de leer un libro impreso, no es lo mismo, que mirar una pantalla; podemos discutir si es un tema cultural ó tecnológico, pero difieren. En lo personal pienso que todavía no se llegó a un diseño económico que al mismo tiempo provoque una sensación similar al papel que juega con la luz mediante una síntesis sustractiva, reflejando la luz que incide sobre él en sus partes blancas y absorbiendo las longitudes de onda correspondientes en sus partes pintadas/impresas.

Siguiendo con una óptica personal creo que sería bueno que la humanidad deje de talar árboles (con todo lo que ello implica) y que al menos gradualmente, vaya empleando la tecnología para suplantar afiches publicitarios (cuyos mensajes podrían ser renovados), periódicos que sólo se “recargarían” con las noticias y mostrarían además videos y de a poco, le llegaría el turno a los libros.
Para sostener lo antes expresado, veamos el panorama actual.
Primero la empresa E-Ink de Cambridge, Massachussets, http://www.eink.com/, fabrica pantallas reflejantes en blanco y negro que incorporan diminutas microcápsulas. Estas pantallas tienen la apariencia de papel, no necesitan una luz de fondo, y no requieren alimentación eléctrica una vez que los píxeles han sido cambiados a blanco o negro. Aunque el inconveniente que presentan es la lentitud para mostrar vídeo y, por el momento, sólo están disponibles en blanco y negro (aunque ya están en pruebas las pantallas color).

 

Por otro lado la experiencia del iPAD de Apple http://www.apple.com/ipad/ ,que se basa en una pantalla tradicional, que consume energía y es rígida y frágil, pero la propuesta de interacción con el usuario (incluso de permitir dar vuelta las hojas al pasar el dedo) es más que interesante ¿y esto que tiene que ver?… que según como sea la aceptación del iPAD, moverá a los fabricantes de pantallas flexibles a innovar más y mejor al respecto.

¿Y si hablamos del color?
Por un lado el enfoque de E-Ink, que está desarrollando su propia tecnología de color, que utiliza filtros de color rojo, azul y verde de un lado a otro. Esto significa que, en un momento dado, cada píxel sólo puede reflejar la luz de un tercio de su superficie total, lo que puede comprometer el brillo de la pantalla.

Por otro lado HP, que espera ofrecer una tecnología de color para pantalla reflejante más brillante apilando píxeles rojo, verde, azul en la misma zona. Si se quiere mostrar rojo, puede hacer roja la pantalla completa. El problema con el hecho de apilar los píxeles es que la luz se pierde a medida que viaja dentro y fuera del apilamiento de la pantalla. Si hay una pérdida en cada capa, se obtiene una pérdida global enorme, esto requeriría que se diseñe el camino de la luz para evitar el inconveniente. El mejor método de HP hasta el momento consiste en apilar capas de tintes rojo, verde, y azul entre espejos eléctricamente activos que controlan si la luz pasa o no a través de cada capa.

La ventaja de HP es que está asociado con otra empresa, Phicot Inc que ya hace placas madre de pantallas de alto rendimiento por impresión de silicio en plástico mediante un proceso de rollo a rollo. El enfoque es completamente diferente, al de pasar por múltiples rondas de grabado para crear una matriz de transistores, lo que implica múltiples oportunidades de error. Phicot utiliza un solo paso, la técnica de la litografía en tres dimensiones. La eliminación de pasos en la fabricación es particularmente importante cuando se trabaja con el plástico: si se dobla o deforma durante el proceso de impresión, las capas no se alinearán correctamente entre sí.

Otras empresas, también investigan al respecto. La empresa coreana de pantallas LG y la empresa taiwanesa Prime View International, http://www.pvi.com.tw/, también están imprimiendo transistores de silicio en materiales flexibles, y ambas empresas han prometido pantallas totalmente flexibles durante el próximo año.

De acuerdo con lo que hemos leído en artículos publicados por estas empresas, dentro de alrededor de dos o tres años (si todo marcha como hasta ahora), podremos disponer de pantallas flexibles, con un costo aproximado de 40 dólares el metro cuadrado.

Es decir, extremadamente bajo costo de energía, sin necesidad de iluminación de la pantalla, flexible y a precio muy accesible… la nueva concepción de “papel con tinta electrónica” comenzará a estar presente entre nosotros. Sólo resta esperar.

Javier