Tecnología Hogareña vs Tecnología para Empresas.

Los recursos humanos agregan valor, suman experiencia, establecen lineamientos y le dan vida, cultura propia y personalidad a las empresas.

Por otro lado, el ser humano, tiende a teñir todo lo que hace con una impronta personal. Esto, que es absolutamente necesario, en algunos casos puede llevar a cometer errores de apreciación.

Las tecnologías de la información han evolucionado lo suficiente, como para hacernos creer que todo es simple y debido a esto es muy probable que muchos creamos que somos profundos conocedores de tecnología ó que tengamos a algún hijo, sobrino, amigo, que creen que lo son. Esto es muy bueno, pero el inconveniente surge cuando esta filosofía se aplica en el medio empresario. Allí la tecnología juega en otra categoría y el error es no apreciar la diferencia.

Es muy común que en algunas empresas de nuestro medio, alguien afirme “tenemos un buen Servidor” y cuando observamos este “Server”, solemos encontrarnos con un buen equipo pero que, en definitiva, no es otra cosa que una “PC de escritorio” trabajando como un servidor.

Es decir se emplea un hardware que ni remotamente posee mother de servidor, micro de servidor, discos de servidor y fuente de energía garantizada, para correr adecuadamente las aplicaciones que pueden ayudarnos a que nuestras ventas suban o bajen. Nadie seguramente evaluó al respecto temas de virtualización, hyperthreading, link agregation/dual home, velocidad de acceso a discos, respaldos de información, escalamiento, migración etc.

En el mismo sentido, solemos encontrarnos con infraestructura  básica de redes como routers, firewalls, switches, puntos de accesos, cableados etc. Todos con un mismo sello…  bajo costo, casero y caótico.

Topología, crosstalk, latencia, jitter, troughput, seguridad, redundancia, protocolos, filtros, VLAns, Calidad de Servicio…  y miles de palabras que hacen al entramado tecnológico, seguramente jamás fueron tenidas en cuenta.

La gran enseñanza debería ser: la empresa es la empresa, el hogar es el hogar. La tecnología hogareña, no está diseñada para usarse en la empresa; veamos el porqué.

Todo dispositivo activo, suele poseer una combinación de hardware y software.

Si analizamos el Software de un dispositivo hogareño, va a carecer de muchos de los features de administración que pueden ser necesarios (aún cuando en muchos casos son administrables), carecen de features avanzados para diagnóstico y resolución de fallos, tienen recursos de seguridad muy limitados, y los protocolos y módulos que permiten implementar están limitados a su objetivo primario que es el entorno hogareño, o de oficina hogareña.

Peor aún si analizamos la electrónica. Mientras que los dispositivos hogareños son prácticamente software básico con algún microprocesador, los dispositivos de uso empresarial, están diseñados con microprocesadores (o más de uno) combinados con chips diseñados para funciones específicas (Chips ASIC). Estos hacen que muchas de las implementaciones que un dispositivo hogareño las resuelve por software, un dispositivo de alta performance las resuelve directamente la lógica embebida en el hardware (solemos decir que la lógica está rayada en el silicio). El resultado es una mayor confiabilidad, estabilidad y velocidad. Al resolver procesos a nivel hardware, la velocidad es “wire speed” es decir velocidad electrónica.

No es una regla, pero a me gusta decir que un dispositivo hogareño es “liviano” y uno destinado a empresa “pesado”…  esto suele ser literal y de filosofía de operación al mismo tiempo. Al resolver a nivel de hardware estos dispositivos necesitan consumir y disipar más energía y por eso suelen pesar más que los dispositivos hogareños, algo observable a simple vista; si duda de esta aseveración, observe algún AP ó algún routercito hogareño suelen ser “livianos” muy livianos…

Tampoco hay que ser necios y negar, que hay marcas que cobran un poco más por la marca (eso ocurre en todos los ámbitos). Pero en la misma línea debemos ser críticos si algo que usamos en el hogar cuesta USD 150 y un equipo aparentemente similar para una empresa cuesta USD 1000… por algo es la diferencia.

Entonces, y aunque le duela un poco en el momento de invertir, recuerde que Linksys, D-Link, TP-Link, Trednet, Micronet, Noganet y miles más de etcéteras, son marcas asociadas al hogar, al consumo masivo y a los pequeños negocios, o son segundas líneas de productos. No son malos, pero tienen un ámbito de aplicación específica.

Les aclaro que este artículo fue subido a red desde la comodidad de mi hogar a través de un AP WiFi marca TP-Link (que sirve a estos efectos); y eso no se lleva mal con que en la oficina tengamos como Access Point un Cisco Aironet, con todos los features de seguridad, VLANs y Calidad de servicio habilitadas.  Una cosa es el negocio, otra cosa es la casa.

Un negocio profesional debe ser acompañado por una infraestructura acorde.